Estrategia de consumo geek

1. Pedirle a gritos a las compañías que reduzcan el precio de sus “juguetes” y que las compañías  en cuestion cubran sus costos con publicidad o con servicios agregados.

Una vez logrado esto.

2. Desarrollar o estimular la creación de mecanismos para bloquear la publicidad, obtener un servicio (preferiblemente de la competencia) más barato o, de ser posible, el mismo servicio totalmente gratis.

Si las compañías protestan e implementan contramedidas…

3. Decir que están en su derecho de hacer con sus “juguetes” lo que quieran. Para esto utilizarán toda su maquinaria propagandística: blogs, redes sociales, youtube, “word of mouth” y “evangelismo”. (La utilización de las palabras “libertad”, “open” y “free software” contrapuestas a “propietario”, “cerrado” y “monopolio” son vitales en esta tarea)

Si las compañías persisten y además alcanzan éxito comercial vendiendo “juguetes” a “the non-geek crowd”

4. Redoblar el uso de la propaganda. Desarrollar herramientas que permitan a los “non-geeks” la “liberación” fácil de la “tiranía corporativa”. Cambiar la dependencia del usuario a una compañía por la dependencia a una comunidad dirigida por unos cuantos que tienen el conocimiento y gozan del “respeto” necesario.

Cuando el “juguete” pierda su actualidad y su precio descienda a un valor razonable.

5. Utilizarán todos los medios a su disposición para “informar” al público de que no se deje engañar ya que no vale la pena pagar esa suma (justa) por la versión X cuando la versión X.X, que será mucho mejor, está a punto de salir.

Cuando salga el nuevo “juguete”. Empieza todo de nuevo.

Los geeks forman parte de una agencia publicitaria global que es usada por las compañías de manera gratuita (en ocasiones), aportando reportes, ideas, y nuevos clientes. Todo a cambio de juguetes nuevos.